Wednesday, 31 December 2008

Sanduches en navidad

Esta época que dejo de ser mágica para mi hace mucho tiempo siempre esta llena de conflictos internos. El conflicto es algo así, escapar o no escapar. Escapar de que es la pregunta obvia. Pues de una navidad a la inglesa.

Pero que es lo que tiene la navidad inglesa que me hace desear evadirla a toda costa?

Pues que carece de espíritu, de corazón, de alma! Consiste generalmente en una competencia por darse regalos el 25 de diciembre, seguido por una comida súper grande de pavo que nunca sabe a nada por más sazón y salsas que se le pongan. Luego de esto viene una larga y tediosa sesión de seguir la guía “Radio Times Xmas edition” para ver los musicales basura de los años 60. También están los llenos-de-polvo juegos de mesa que nos comprueban lo mucho que nuestra capacidad mental ha ido degenerándose, sobretodo cuando uno se acuerda lo bueno que era para el juego de la memoria.
El 25 de diciembre es como los viernes santos de mi niñez: un día aburrido donde todo esta muerto, no hay transporte público, no hay nada abierto y por alguna razón siento la sensación de que mi abuela me va a regañar por jugar ya que es “pecado”.

Y no hay que olvidar el discurso de la reina, donde por 7 minutos escuchamos el acento mas estilizado y fino que pueda existir en el mundo anglosajón mientras pensamos, tu descarada mujer deja el trono ya y no le quites más dinero al país.

El siguiente día es el 26 de diciembre que aquí se llama “boxing day”. El “boxing day” no es el día del boxeo, sino el día donde se le dan regalos a los menos afortunados. Eso era hace muchos años atrás, ahora es el día donde la gente se levanta temprano para hacer fila en las tiendas ya que los descuentos post-navidad empiezan este día. Definitivamente no mi estilo. Por eso este año decidí, (con un poco de persuasión) trabajar en un refugio para gente que vive en la calle con una organización llamada crisis.

Fue una experiencia muy interesante ya que las predisposiciones contra la gente que vive en la calle se dejan afuera del refugio y nos tratamos de uno a uno, sin la expectativa de ser preguntados por el cambio en monedas para mentir diciendo que no se tiene.

Fue un choque muy duro hablar con algunos de los “huéspedes” ya que en lo más mínimo hubiera pensado que viven en las calles. Es difícil decirlo pero se veían muy normales!! Algunos de ellos nos contaron sus historias, el como terminaron en las calles y nos es difícil concluir de que es algo que le puede pasar a cualquiera, especialmente si no se tiene familia en la cual apoyarse. Un mal negocio, un rompimiento familiar, mucho estrés, una caída emocional y muchos otros motivos pueden ser causa de esto.

Jugué mucho ajedrez y fui vencido muchas veces por distintos huéspedes. De verdad que son muy hábiles. Recuerdo que jugué con un hombre de Polonia el cual hablaba francés, alemán e inglés. Había “vivido” en mas ciudades en Alemania de las que puedo pensar, también estuvo un buen tiempo en Bélgica, Holanda, Austria, Suiza, Suecia, Francia y ahora el Reino Unido. Creo que el prefería ese tipo de vida a una vida “normal”.

Recuerdo otro huésped que era fotógrafo independiente ganando mucho dinero, pero llevo una vida irresponsable donde gastaba todo su dinero y un par de traspiés hicieron que lo perdiera todo. Tiene 47 camisas de marca, pero tiene que luchar cada día para encontrar comida y un lugar cálido donde dormir.

Otro chico llamado Christopher el cual estaba muy interesado en Linux y desarrollo de páginas web, me contó que usaba el Internet del vecino al craquear la clave del router wireles.
Un chico super despistado de Marruecos que pretendía ser español. Era muy bueno en hotelería pero la crisis pego duro en su trabajo en España y se vino a probar suerte en Inglaterra.
Muchos personajes, muchas historias.

Para el almuerzo había traído sanduches, pero por alguna razón no me dio hambre y no me los comí sino hasta por la noche que regrese a casa.

Realmente fue una experiencia gratificante, edificante e instructiva que repetiré de alguna forma en el futuro.

Espero que el 2008 sea despedido con una gran celebración y que las resoluciones del 2009 sean cumplidas en su totalidad. Yo estoy seguro que el 2009 será mi año, el año en el que pondré en camino un plan que llevo en mi mente por varios años.

Los dejo con el discurso de la Reina (this posh english makes my ears hurt)


Feliz Año Nuevo

Happy New Year

2 comments:

Julián García said...

Julián mucha suerte con el plan, con la buscada de casa y todas las cosas que vienen este año. Un abrazo desde Amsterdam.

lully desnuda said...

Te reconozco lo del pavo, a mi no me puede saber a nada por más aderezos que le agregen.

Felicidades para este 2009 y mi abrazo colmado de energías cósmicas para que todo esté excelente para tí, lo mereces.