Monday, 3 November 2008

Y no me pagaron la boleta...

o como bien solemos decir, esta banda me pago la boleta a la tercera canción del concierto.
En mis épocas de universidad, me volví fan del metal, específicamente del heavy metal. Yo pertenecía a una especie de "manada" o grupo de amigos que tenia gustos muy similares a los míos con los cuales me mantenía la tanto de las novedades musicales y expandía mi conocimiento artístico. Cuando llegue al Reino Unido tenia ansias de encontrar gente que compartiera los mismos gustos, pero para mi gran sorpresa no había muchos vestigios de esta música en el mismo lugar donde fue creada. Este fue el inicio de mi decadencia hacia el gusto por este genero musical.
Varios años después de no ser un miembro activo en el mundo del metal me pregunto que tan cerrado de mente me comportaba cuando deambulaba en aquel mundo. Creo que hablaba demasiado acerca de música y trataba de analizar las letras de las canciones mas de lo que era debido.
Pues el viernes pasado fui a un concierto de Slayer. No es una de mis bandas favoritas, pero es una de las legendarias. Así que tome la oportunidad de que había un grupo de gente con el cual ir y me anime. Pues a mi NO me pagaron la boleta!!! Recordé todos aquellos conciertos en donde solía pasar horas siendo estrujado, empujado y golpeado por hordas de idiotas que ven al metal como una religión. Es una especie de fanatismo imbécil. Claro, nunca puede faltar el glorioso "pogo" con sus típicos personajes. Los muchachitos que quieren probar que son malos, el hombre obeso y de baja estatura que por alguna razón es un cerdo lleno de fuerza que manda a cualquiera al piso, los que están llevados de las drogas y que van y vienen como títeres, la chica ruda con maquillaje oscuro que es la novia de un jefe de manada y muchos otros innumerables caracteres que hacen ese mundo tan particular.
Hace unos años gozaba de hacer parte de este circo. Pero ahora creo que para bien o para mal he dejado de seguir bandas, conciertos y pretender que realmente disfruto de quedar medio sordo después de un toque.
Eso si, hay ciertos grupos musicales y canciones que no saldrán de mi vida tan fácilmente y creo que toda la vida llevare de alguna forma rastros de que fui amante del metal en una época.

foto tomada de aqui.

3 comments:

goodkail said...

Pues por acá van a pasar el 16 de Noviembre y estoy dudando en ir...

Saludos

Julián García said...

Hace unos años gozaba de hacer parte de este circo. Pero ahora creo que para bien o para mal he dejado de seguir bandas, conciertos y pretender que realmente disfruto de quedar medio sordo después de un toque

me identifico. ?sera la edad?

lully desnuda said...

El metal tiene su toque deséstresante a buen ritmo. Disfruto de todo tipo de música en su momento.

Un abrazo alegre y saludable!