Friday, 16 November 2007

no hay punto de retorno.

Todo comienza cuando cambian la hora, entonces ya se hace oscuro a las 5 pm y no parará de empeorar. Como muestra de protesta en contra de la naturaleza, me reuso a tener que pasar por la molestia de cargar abrigo, guantes y gorro. Sigo andando como siempre, camiseta y saco. Todo esto concluye cuando un día cualquiera, me parto del frío y la naturaleza disipa mi ímpetu. Es hora de sacar del desván el que sera mi fiel compañero por lo que queda del año y mas allá: el abrigo. Sin olvidar los guantes de cuero con el gorro que compre hace 4 años. No hay punto de retorno.

1 comment:

Nicolás said...

foto!!!! Yo estoy en una situación parecida y estoy buscando cuanto antes comprarme otra chaqueta de invierno pues de otro modo parecerá que no me cambio de ropa durante todo el invierno.